Hospital Posadas

ANTECEDENTES Y BENEFICIOS DE LA MODALIDAD DE CONTRATACIÓN BAJO EL RÉGIMEN PREVISTO EN EL ARTÍCULO 9º DEL ANEXO A LA LEY Nº 25.164 Y SUS NORMAS COMPLEMENTARIAS

El Decreto N° 92/1995 reguló en un primer momento en la Administración Pública Nacional de nuestro país, el régimen de locación de servicios personales destinados a desarrollar estudios, proyectos y/o programas especiales (luego lo hicieron los Decretos Nros. 1.184/01 y 2.345/08).

Diversas medidas tomadas para enfrentar la crisis fiscal de 2001 por todos conocida, agravaron aún más la situación del personal así contratado, como lo fue la prohibición de cobertura de vacantes y la consiguiente interrupción de los concursos, disminución de agentes de las plantas permanentes, disminución de cargos jerárquicos con su correlato en el achatamiento de las pirámides organizacionales, la reducción del 13% de las remuneraciones, la supresión de dependencias estatales, el establecimiento de un régimen para el retiro voluntario de empleados, etc.

Ante la dificultad de cubrir las vacantes, una solución de corto plazo fue el incremento de las personas contratadas. La proliferación de modalidades de contratación de personas sin relación de dependencia laboral también se inscribía en este contexto de supuesta “austeridad fiscal”, pero reflejaba, asimismo, una peligrosa tendencia hacia la flexibilización laboral inspirada desde los 90.

Pero en 2002 se produce un punto de inflexión al habilitarse la modalidad de contratación prevista en el Artículo 9° del Anexo de la Ley N° 25.164, mediante la Resolución ex SGP N° 48/02 que retoma la utilización de un régimen de contrataciones de personal dependiente laboralmente por tiempo determinado, retribuyéndolo de manera equiparada al sueldo del personal de carrera en lo tocante al nivel y grado escalafonario.

Con ello se inicia un ciclo dirigido a revertir las tendencias neoliberales en materia de empleo público, tendiente a erradicar modalidades de contratación chatarra generadoras de incertidumbre y precarización laboral que proliferaron durante la década de los 90.

Y en la senda de ampliar derechos constitucionales y laborales, se da un primer paso en la democratización de las relaciones de empleo y en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores del Estado a la negociación colectiva, al homologarse en 2006 el nuevo Convenio Colectivo de Trabajo General para la Administración Pública Nacional mediante Decreto N° 214, que incorpora a su ámbito al personal contratado.

Este proceso cobra un nuevo y definitivo impulso a partir de la firme decisión política del Gobierno Nacional de promover la progresiva cobertura de vacantes mediante los correspondientes pases a planta permanente por concursos (conf. Decisión Administrativa N° 506/09 y sus modificatorias). Se busca con ello mejorar de la calidad jurídica de la vinculación laboral de miles de personas contratadas pero asegurando el principio de igualdad en el acceso a la función pública, transparencia, publicidad y mérito en los procedimientos de selección, para determinar la idoneidad de la función a cubrir (artículo 8º de la Ley Nº 25.164).

En este contexto, nuestra institución hospitalaria experimenta un irreversible camino hacia la profesionalización y dignificación laboral que dejará atrás años de precariedad que afecta a una gran parte de nuestra comunidad de trabajo, mediante la regularización de contrataciones vigentes bajo la modalidad prevista en el Artículo 9° del Anexo de la Ley N° 25.164, la cual confiere los siguientes derechos:

  • Retribución justa por sus servicios, con más los adicionales que correspondan
  • Libre afiliación sindical y negociación colectiva
  • Licencias, justificaciones y franquicias
  • Interposición de recursos
  • Jubilación o retiro
  • Renuncia
  • Higiene y seguridad en el trabajo

Pero fundamentalmente, el personal así contratado tiene derecho a acceder al régimen de estabilidad laboral y de carrera, según lo previsto en los Artículos 14 bis y 16 de la Constitución Nacional, mediante procesos de selección cuya cobertura se dispone por CONVOCATORIA GENERAL, porque a diferencia del trabajador precarizado, con su contratación vigente queda comprendido en el respectivo Convenio Colectivo Sectorial.

Los trabajadores y trabajadoras hospitalarios tienen hoy a su alcance la gran oportunidad de procurarse más derechos para una mejor calidad de vinculación laboral, que se traducirá en un mejor servicio de salud para el paciente y su familia.

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN



Para consultas y mas información:
capitalhumano@hospitalposadas.gov.ar
Teléfono: 4469-9300 interno 5051

Volver a Selección de Personal

Videos